Hoy es Rock, entrevista

Un trampolín vital

hoyesrock.com  2/5/2013

http://www.hoyesrock.com/index.php/noticias/notas-y-articulos/1031-un-trampolin-vital

 

 

El próximo jueves en la Sala Zitarrosa, se presenta a las 21.00 hs, el músico Santiago Montoro, con su disco “Trampolín” y una sucesión de artistas amigos invitados.
 
Santiago Montoro viene con años de experiencia y desarrollo musical compartido con grandes artistas y músicos uruguayos, y vuelca ahora todo su material creativo en un trampolín que convoca al encuentro. Conversamos sobre su trabajo y presente, y sobre este disco que significa un reencuentro con su tierra y el público uruguayo.
 
Tenés una larga trayectoria como músico, como guitarrista colaborador de otros músicos, y con un bagaje experimental de 10 años –nada menos que –en España, ¿Qué sentís en este 2013 como músico, y qué significó ese aprendizaje en la Madre Patria?
 
Me siento afortunado de poder vivir de algo tan disfrutable como la música. Es una suerte poder participar y a la vez nutrirme de los proyectos de otros artistas con los que he venido trabajando como guitarrista y productor. En este 2013 me siento además muy feliz de presentar este nuevo trabajo y de continuar ahora en Uruguay con este proyecto que desarrollé durante 10 años en España. Ese período fuera del país resultó determinante en muchos aspectos de mi vida, permitiéndome tocar muchísimo y desarrollar a nivel musical la “personalidad” o “la manera de hacer” que ahora siento propia.
 
¿Cómo definirías a TRAMPOLÍN? Tiene rock, funk, se puede ver una influencia de esas colaboraciones con tantos músicos reconocidos, ¿lo sentís así? ¿Cómo fue la parte creativa compositora de los temas?
 
El nombre Trampolín viene de una de las canciones del disco. El concepto que plantea ese tema es el de un salto hacia adelante, sin vuelta atrás. Una declaración de intenciones que tiene que ver con la manera de ver el mundo y este momento histórico en el que es preciso que cada uno cambie. Estoy convencido de que la suma de esos pequeños cambios de actitud, pueden cambiar de manera positiva y verdadera el mundo en que vivimos.
 
Con respecto a la música hay una mezcla muy ecléctica de estilos e influencias y por supuesto que la colaboración de los músicos que participaron en el proyecto ha sido determinante en el resultado del disco. También lo ha sido el trabajo de Nacho Mateu como productor artístico. Si bien el disco tiene un sonido bastante homogéneo, acústico y fresco, el aspecto creativo tiene orígenes diversos. Algunas de las canciones fueron compuestas durante el período de trabajo en España, otras son canciones nuevas, dos de ellas compuestas en colaboración con Rossana Taddei una artista que admiro muchísimo y que he tenido la suerte de colaborar como guitarrista en muchas ocasiones. Además hay una versión de un grupo Español; El Combolinga.
 
¿Qué proyectos o actividades tenés planteadas para este año?
 
La idea para este año es seguir tocando y mostrando este proyecto. Con lo cual espero poder llenar la agenda de oportunidades de compartir con el público estas músicas y las nuevas que seguro surgirán.
 
¿Y cómo ves la movida cultural y particularmente de la música en Uruguay, y qué perspectivas ves para la misma?
 
Uruguay ha cambiado mucho en bastantes aspectos. En cuanto a lo musical me sorprende la cantidad de propuestas interesantes que se pueden disfrutar. Proyectos muy profesionales con músicos talentosos que ojalá puedan conseguir proyectarse más allá de nuestras fronteras ya que constituyen, al menos desde mi punto de vista un verdadero y tangible capital.
 
¿Cómo plantearás el set en la Zitarrosa? Habrá muchos connotados invitados del ambiente, 
¿Cómo venís?
 
El concierto del 9 en la Zitarrosa será presentado junto a Francisco Etchenique en batería, Pomo Vera en bajo, Federico Blois en Percusión, Alejandro Labandera en guitarras y Sebastían Larrosa en teclados. Además contaré con la presencia de unos cuantos invitados de lujo. Entre los ya confirmados; Mateo Moreno, Tatita Márquez, Guillermo Daverede, Fernando Ulivi, Ruben Ottonelo y hasta mi hija Camila, aunque seguramente se sumen nuevas sorpresas en este sentido.
 
Invitados de lujo, muchos músicos, diversidad musical con calidad artística y muchas tablas encima de experiencia, suman un combo más que apetecible para ir a ver a este Trampolín de Montoro, que nos convoca a disfrutar sin más que mirando hacia adelante con los oídos bien abiertos.