SALARIO MINIMO - (Santiago Montoro)

 

vuelvo a casa tan vacío,  el día se teminó
lento se va yendo el ruido y escucho tu voz
Casi como una plegaria, como una canción
que se cuela por la puerta de atrás
Susurro que trae la brisa del mar
 
La conjura de los necios, el impuesto a la razón
Oscurece mi aura clara en cada decisión
Siempre son los mismos miedos
Que me vienen a invitar
Trato de encontrar la brecha
Pero me empiezo a cansar
 
Por cada escalón, por cada eslabón
por cada esperanza pedida
la misma respuesta día a día
Nos corresponde al menos
un sueldo mínimo,
el derecho a soñar y a elegir el lugar
 
 
www.santiagomontoro.com